Los emprendedores molan, los empresarios no.

| 2 Comentarios

Ser emprendedor está de moda. Mola. Nadie critica a un emprendedor por el hecho de serlo. Proliferan las startups, los fondos de inversión y los medios que hablan de todo ello. Mola porque todavía no han alcanzado el éxito. No generan envidia. Muchas horas de curro, poco sueldo -o ninguno- y muchas palmaditas en la espalda pero pocos ingresos. Eso está bien. Todavía se les puede mirar desde el pedestal que otorga el sueldo fijo, el coche de empresa y los bonus a final de año. Ahora bien, que no jodan la marrana y se pongan a ganar pasta de verdad y a contratar gente, y ya no digo si encima osan hacerlo público y obtienen reconocimiento por ello. Eso ya no mola tanto. No mola porque el éxito es fruto de los becarios a los que explotan, de los trabajadores que en cualquier otro sitio tendrían el triple de sueldo, o mejor todavía, porque han tenido suerte, ¡uno más de esos cabrones con suerte!.

Me da por escribir este post al leer varias críticas por el famoso cumpleaños de Amancio Ortega. y leer este magnífico artículo de GurusBlog del que extraigo este resumen sublime:

Emprendedores

Al margen del personaje en cuestión y el imperio que ha creado, me quedo con esa sensación de que en nuestro país el éxito ajeno jode. Y mucho. Pero si el éxito es de alguien cercano – entendamos lo de cercano porque es de nuestro país- entonces la pataleta es mucho mayor. Ya no es un emprendedor. Es un jodido empresario. Alguien venido a este mundo con el único propósito de explotar al trabajador y aniquilar al más débil. Cojamos a ese mismo empresario (cualquiera, el que sea) y coloquémoslo a unos miles de kilómetros de distancia. Pongamos EEUU, o no, mejor todavía, directamente Silicon Valley. La cosa ya no se pone tan fea. Los Mark Zuckerberg, Steve Jobs, Evan Spiegel o Larry Page, ya son otra historia. Casos de éxito que, aunque muy cercanos en cuanto al uso de sus “inventos”, muy lejanos en cuanto a la angustia que nos produce su reconocimiento.

Moraleja: emprende pero sin pasarte, no vaya a ser que te pases al bando de los malos.

Así nos va.

Autor: Jesus Oliver

Socio/Director en wearecentric, Socio en Sitka Capital y Profesor en ESIC.

2 Comentarios

  1. Maravilloso artículo. Metiendo el dedo en la llaga de la hipocresía de este país. Cuando ví lo del Amancio Ortega… lo primero que pensé es exactamente lo que comentas (en el mismo día de verse en los telediarios lo del cumple ya habían tweets denunciando a los trabajadores de Inditex “explotados” en Camboya…)… en fin… Lo que me hace mucha gracia es que los que denuncian estas situaciones a nivel público son los que viven de subvenciones o llevan políticas de “reparto de riqueza” en sus programas electorales. Marca España. Felicidades Jesús.

    • Gracias Jaume. Imagino también que los que denuncian e incendian twitter no habrán comprado
      nunca ni una sola prenda de: Zara, Massimo Dutti, Pull&Bear, Oysho…y que jamás aceptarían una buena oferta de trabajo
      de semejantes explotadores, já. Lo mismo extrapólalo a otros centenares de productos y servicios. En fin, es un problema
      de base y de educación, aunque estoy seguro de que poco a poco irá cambiando esa mentalidad (espero).

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


Pin It on Pinterest

Share This